los-rocodromo

Los rocódromos, una alternativa de escalada en tiempos de pandemia

La situación de salud que vive el planeta entero producto de la proliferación del virus conocido como el COVID 19, ha generado una serie de alternativas en la ciudadanía para reinventarse y sobreponerse a las dificultades de cualquier naturaleza, que se han presentado a lo largo de este complicado año 2020. 

El mundo deportivo no ha escapado a la presión hecha por el Coronavirus, sin embargo luego de mucho tiempo ha logrado sostenerse a la adversidad y con el tiempo ha podido sobrevivir, tal es el caso de una  de las disciplinas deportivas, que si bien no tienen, por ahora  carácter olímpico es bastante competitiva, se trata de la Escalada, la cual se lleva generalmente a cabo a cielo abierto, pero la pandemia la ha llevado a otros escenarios. 

Ya en varios países han existido los rocódromos, lo cual no es otra cosa que un espacio con escenografía y equipamiento dedicado a la escalada, unos al aire libre y otros, bajo techo, los cuales en su gran mayoría, son usados por aquellos atletas que desean iniciarse en este deporte o que lo  tienen como elemento de recreación. 

Sin embargo en los últimos meses se ha visto un aumento en la presencia  de escaladores de todos los niveles en estos lugares, sobre todo en aquellos que no sólo están bajo techos, sino que su estructura tienen una visual muy similar en cuanto a dificultad y otros elementos, a las montañas agrestes. 

España a la cabeza de los Rocódromos

Europa se ha adecuado muy bien y varios países han acondicionado sus espacios para  permitir el desarrollo de actividades de escalada en roca artificial, y ha sido precisamente España, la nación que lleva la voz cantante en este aspecto, pues en varias ciudades o provincias de  la península ibérica  han surgido sin mayores inconvenientes las llamadas salas de escalada, las cuales desde su invención allá por 1964, han tenido en este años su mayor auge