lesiones más frecuentes de la escalada

Estas son las lesiones más frecuentes de la escalada

Por ser un deporte de condiciones verdaderamente riesgosas, por ser catalogado de extremo, es mayoritariamente practicado por deportistas profesionales en este tipo de competencia, sin embargo hay quienes lo realizan de forma recreativa, pero ambos, los profesionales y los no tanto, están expuestos a sufrir las tradicionales lesiones que deja la escalada. 

Así pues por tener estas características, y porque al practicarlo se usan todos los músculos del cuerpo que es surgen muchas lesiones, la mayoría de ellas se generar en los conocidos puntos de apoyo del atleta, es decir en los pies, piernas, rodillas, muslos, brazos muñecas y hombros, sin dejar de mencionar espalda y abdomen, estos últimos afectados con menos frecuencias.

En el caso de los miembros superiores los que más sufren esta situación son los brazos, las muñecas y los hombros, esto  a raíz de que se necesita un esfuerzo mayor en estas zonas, para elevar el peso del cuerpo; la tensión producida da origen en diferentes grados a desgarres, esguinces y tortícolis. 

En los miembros inferiores, comprendiendo entre otros a la cadera, piernas, rodillas, muslos, pantorrillas, pies y tobillos, sufren de la misma manera que los superiores pues son los que mayor esfuerzo tienen en el momento del ascenso; de allí que podamos ver la llamada fatiga muscular, la cual genera calambres y el tradicional temblor en las piernas; otra lesión frecuente está relacionada con las torceduras de los tobillos y los esguinces en esta parte del cuerpo. 

Es importante destacar que este tipo de lesiones, si bien son muy comunes entre los escaladores, también es bueno indicar que pudieran ser menores si se tiene un entrenamiento previo, si no se realiza la actividad sin tener al menos una preparación adecuada o si en su defecto se va escalando según las capacidades corporales de cada deportista.